Seleccionar página

El museo rinde homenaje a los modos de vida, cultura viva, historia y tradición de las comunidades quechuas de Pisac, además de brindar una oportunidad a la población piseña para impulsar su desarrollo a partir de la revaloración de su cultura, sus tradiciones, y la preservación de su identidad.

Los pobladores de Pisac y de las comunidades campesinas, han posibilitado la consolidación del museo comunitario, a través de su activa participación durante todo el proceso: Intervención en talleres de investigación, identificación temática, documentación fotográfica, diseño y montaje museográfico.

Alberga una colección etnográfica y arqueológica, exhibiendo una colección de bienes culturales arqueológicos de cerámica, líticos, textiles y restos humanos, compuesta por tres salas de exposición:

Sala de Textil Tradicional: En esta sala se aprecia la representación del proceso de producción de los tejidos típicos “away”, desde la obtención de la materia prima: lana de oveja, alpaca y llama; el teñido de fibras con plantas nativas, el delicado trabajo del armado de la trama, además de muestras de telares en pleno desarrollo y herramientas de trabajo. Esta sala es complementada con la figura del proceso del aprendizaje, en el que la mujer juega un papel importante de transmitir conocimientos, habilidades y destrezas a sus hijos de generación en generación. También se exhibe restos textiles incas, en la que destaca la faja textil (chumpi) de fibra animal con diseños geométricos en colores rojo, negro y amarillo.

Sala de Cerámica: La sala de Cerámica expone la muestra del talento y arte desarrollado por los pobladores de Pisac, en la elaboración de hermosos objetos de cerámica, artísticamente decorados con figuras geométricas antropomorfas, paisajísticas y de imitación Inca. Dentro de la exposición resalta el aríbalo, que fue el objeto más difundido y distintivo de la Cultura Inca, utilizado para llevar la chicha.

Sala de Arqueología: Esta sala expone el desarrollo de la Arqueología de Pisaq. Que comprende el periodo arcaico (700 a 800 A.C), hasta el periodo de expansión imperial del Estado Inca (1400 a 1535). La exposición incluye presentación grafica de los diversos sitios arqueológicos que comprende el Distrito de Pisaq. En la sala de Arqueología se ha recreado un entierro Inca, donde se puede apreciar dos momias ancestrales en posición sedente, con las extremidades flexionadas cubiertas por piezas textiles como parte del ajuar funerario, y envueltas casi íntegramente en fibra vegetal, exponiéndose únicamente la parte del rostro.

Los pobladores de Pisaq y comunidades campesinas han posibilitado la consolidación del Museo a través de su activa participación del mismo modo donaron objetos, indumentaria y recrearon la ambientación del museo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *